¿La lactancia materna – Esclaviza ?

Dar el pecho al recién nacido es la mejor opción que podemos hacer desde el punto de vista nutritivo, emocional y de salud tanto para el bebé como para la madre.

Como todo el mundo sabe o debiera saber lo ideal es proporcionar al bebe leche materna exclusivamente los primeros 6 meses de vida del niño y luego continuar dando pecho hasta al menos los 2 años de edad.

Existen mujeres que por causas ajenas a su voluntad no pueden dar de mamar a sus bebés y hay aquellas otras que renuncian a ello voluntariamente, entre las razones más comunes que se esgrimen la más extendida es que el pecho esclaviza a la mujer.

He de decir que no he tenido experiencia alguna con la lactancia artificial salvo un par de biberones que sí, a mí también, me los ofrecieron para mi bebé durante la estancia en el hospital con el nacimiento de mi hija.

En mi propia experiencia he encontrado más ventajas que inconvenientes a la hora de amamantar a mi hija. El pecho ha sido siempre algo que estaba listo para tomar en cualquier momento y lugar y no solo para alimentar sino para consolar, cobijar, comunicar, dormir, entretener, en fin nada nuevo descubro a aquellas que amamantáis a vuestros hijos.

Bien es cierto que ha sido algo que no he podido delegar nunca en nadie y que yo siempre he estado ahí para mi pequeña. Sin embargo, muchas madres que trabajan fuera de casa o que deben ausentarse por algún motivo se las arreglan para seguir dando pecho a sus pequeños, algo admirable y que demuestra que valioso es para ellos, y no querer renunciar a ello.

Siempre he considerado el pecho una especie de “arma secreta”, un perfecto aliado de una madre a la hora de criar a un hijo pues le proporciona recursos más que suficientes para afrontar cualquier situación. Creo que si no das pecho tienes que hacer un gran esfuerzo de imaginación en ocasiones para salir airosa de las situaciones difíciles que se te presentan a la hora de criar.

Siempre existe algún momento de agobio de esa necesidad extrema de lactar, pero como te puede agobiar cualquier niño en un momento dado aunque no sea de teta. Normalmente amamantar me ha resultado siempre fácil y cómodo sobretodo durante el primer año y medio. Sí confieso que en una
Lactancia Materna Prolongada como la mía todo va cambiando al mismo ritmo que cambian nuestros hijos y quizás a veces se han complicado algo las cosas (agitación del amamantanmiento por ejemplo) pero hasta ahora hemos podido encontrar solución a los problemas que han podido plantearse.

Alguna “esclavitud” puede haber habido en detalles como usar una larguísima temporada discos de lactancia, sujetadores específicos o no poder ponerme siempre la ropa que yo quería, así como prescindí del alcohol durante bastantes meses pero aún así ha merecido la pena.

Pienso que hay muchas otras cosas que sí esclavizan a la mujer y que desde luego no son tan placenteras, como un trabajo que desagrada o una pareja desavenida. Cuando se habla de que la Lactancia Materna esclaviza a la madre es muchas veces por desinformación, simplemente. En ese sentido recomiendo la lectura” Un regalo para la vida! del doctor Carlos González que despeja muchas dudas y desmiente viejos mitos. Aquí tienes más información.

Claro que si una madre va a vivir la Lactancia Materna como una esclavitud mejor que opte por dar el biberón. Yo siempre digo que el pecho es lo mejor pero que la madre tiene que querer hacerlo, esa es la primera condición para una Lactancia Materna exitosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *