Archivo mensual: Junio 2016

El sueño de los niños

Es conocido que los bebés recién nacidos tienen un ritmo de sueño muy diferente al nuestro, los padres recientes más o menos saben que su vida va a ser muy distinta en ese sentido al menos los primeros meses y lo suelen afrontar como pueden. Más tarde los bebés van alargando el número de horas nocturnas de sueño y acortando las siestas diurnas. En casi todas las guías infantiles convencionales suelen aparecer una serie de recomendaciones para procurar un sueño del bebé de calidad y así un descanso para todos los miembros de la familia: que si ponerlo a dormir siempre a la misma hora en una habitación tranquila con la temperatura adecuada etc, todos hemos leído parecidas versiones del mismo tema.
 Captura de pantalla 2016-06-12 a las 21.35.54
Es cierto que los bebés que duermen muy bien existen como también lo es que muchos no llegan a dormir bien ni siquiera con uno, dos o tres años de edad y esto puede llegar a suponer un problema para muchas familias pues el descanso es salud. En este caso los padres van buscando soluciones que les permitan tener noches más tranquilas: el colecho es una de ellas y el método conductista (Estivill) otra, aunque pueden existir más…
No es mi intención criticar aquí a los que han seguido el método de controlar los tiempos y los lloros de los bebés para procurar no solo que el bebé duerma toda la noche de un tirón sino que además sea capaz de iniciar él solito el sueño, pero sí digo que dicho método escontrario a los principios de una crianza con apego que precisamente se basa en dar seguridad a los niños y no creo que de esta manera se consiga. Puedo respetar a los que así lo han hecho aunque no lo comparto, por otra parte tampoco garantiza resultados…Además existen serios estudios sobre las posibles secuelas emocionales que deja en los niños. Es para pensárselo más de una vez antes de aplicar este método.
El colecho, compartir el dormitorio o la propia cama con el niño, sí es más acorde a una crianza con apego y respetuoso con las necesidades de los niños. Aunque he de decir que tampoco hay que esperar milagros ya que este modo de dormir no es ningún método en sí sino la manera de conjugar descanso con atender más cómodamente las necesidades de estos niños que se despiertan varias veces en la noche: al tenerlo al lado podemos ofrecerle consuelo, pecho, etc sin necesidad de movernos de la habitación. Ellos se sentirán seguros y protegidos y los padres también, es muy grato sentir a nuestro hijo cerca y comprobar que está bien, de hecho, hay numerosas familias que optan por el colecho no como solución a malas noches sino por convencimiento de que es lo mejor para los niños o por puro placer. Hay numerosos estudios que hablan maravillas de esta práctica que no suele estar muy bien vista. Tampoco son todo ventajas en el colecho, hay familias a las que no les resulta tan cómodo dormir así.
En cualquier caso el sueño infantil problemático puede resultar algo difícil de gestionar y lo que cabe es esperar que por sí solo se solucione, Rosa Jové, experta en sueño infantil, sostiene que el sueño es un proceso evolutivo, así que con el tiempo todos los niños terminarán durmiendo bien.